En primer dictamen de Línea 12 del Metro, ubican fallas en construcción y supervisión

Una construcción y supervisión deficientes de la Línea 12 del Metro llevaron a una falla estructural, que derivó en el colapso del viaducto elevado entre las estaciones Olivos y Tezonco.

Ayer fue presentado el peritaje externo de la empresa noruega DNV, que busca determinar la causa raíz del incidente. Mostró las
deficiencias en el proceso constructivo, además permite plantear de forma preliminar que el colapso fue provocado por una falla
estructural, asociada a distintas condiciones identificadas.

Por ejemplo, la soldadura fue deficiente por mala ejecución y no conclusión; el número de pernos que indicaban los planos no
coinciden con los encontrados en las trabes que conforman el conjunto del puente; además, se usaron concretos de distintos tipos. También hubo deficiencias en la supervisión y control dimensional en soldaduras de filete.

Ante este panorama, los daños observados fueron la deformación de trabes, así como roturas en sus almas. En la primera parte del peritaje, DNV planteó las siguientes líneas de investigación, basadas en los siguientes cuestionamientos:

¿El diseño ha sido apropiado para el sistema de la L12?, ¿cumplieron los materiales de construcción con lo requerido por el diseño?, ¿cumplió la ejecución de la construcción con lo requerido por el diseño? En la sede la Secretaría de la Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que los trabajos para determinar la causa origen del colapso del viaducto elevado continúan.

“Este es un reporte preliminar de la empresa que ha sido contratada por la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil. Como lo dijo la firma DNV, siguen otros procesos todavía, esta es una versión preliminar y todavía se siguen haciendo diversos estudios que nos puedan llevar a una conclusión todavía mayor», explicó.

El titular de la Secretaría de Obras y Servicios, Jesús Esteva, leyó algunos puntos de la primera parte del peritaje y explicó que, derivado de la revisión física y documental, operativamente la Línea 12 venía trabajando en condiciones normales, de acuerdo con sus protocolos o programas de traslados.

“Como parte de sus actividades preventivas, se cuenta con las evaluaciones de condición de ruedas metálicas», dijo el funcionario.

El director general de DNV México, Eckhard Hinrichsen, informó que serán tres fases a entregar: la primera fue la de ayer; la segunda, el 14 de julio y la tercera, el 30 de agosto.

Por el colapso del viaducto elevado el pasado 3 de mayo, 26 personas perdieron la vida y más de 100 fueron hospitalizadas por las distintas lesiones sufridas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *