Motín en el Cereso de Colima; nueve presos muertos y seis heridos

En dos años, cinco enfrentamientos en cárceles del estado y dos atentados contra personal y funcionarios

Colima, Col., Nueve reos muertos y seis heridos fue el saldo de un enfrentamiento entre grupos rivales del Centro de Reinserción Social (Cereso) de esta ciudad la mañana de ayer, informaron autoridades del estado, quienes no precisaron el motivo de la riña.

La reyerta se inició alrededor de las nueve de la mañana en los dormitorios A y B del penal, donde se escucharon disparos.

Las autoridades del penal solicitaron el envío de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la fiscalía estatales, así como de la Guardia Nacional (GN) y la Secretaría de la Defensa Nacional.

Los uniformados arribaron minutos después, y a las 9:25 ya habían asegurado el perímetro, tras lo cual ingresaron. A las 10 horas reportaron que ya tenían el control de las instalaciones.

La fiscalía colimense dio a conocer que luego de una inspección a los dormitorios, la policía investigadora encontró armas punzocortantes y una de fuego, así como teléfonos.

El gobierno del estado, encabezado por la morenista Indira Vizcaíno, precisó que en los dormitorios se encontró a siete personas muertas y ocho heridas; estas últimas fueron trasladadas a varios hospitales; sin embargo, dos de los lesionados murieron cuando recibían atención médica.

La administración estatal lamenta lo sucedido y la pérdida de vidas, se solidariza con las familias de las víctimas y continúa con un puntual seguimiento de la situación de salud de las personas heridas, informó en un comunicado.

El de ayer por la mañana es el quinto enfrentamiento violento en cárceles de Colima en los dos años recientes, de acuerdo con información de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal. En mayo de 2020 tres presos de la misma penitenciaría murieron y cinco resultaron heridos en un intento de fuga.

En esa ocasión, los convictos se evadieron después de que las autoridades limitaron las visitas y las reuniones en las zonas de convivencia familiar, así como en los talleres, por los protocolos para contener la pandemia de covid-19.

A raíz de esos acontecimientos, varias personas privadas de la libertad fueron trasladadas a otro centro de reclusión en Manzanillo.

El 14 de octubre de 2021, el director del penal estatal, Román Buenrostro, fue ultimado junto con su escolta; en el ataque, la esposa del funcionario resultó herida.

El 29 de octubre de 2019, fuera de uno de los dormitorios se encontraron los cuerpos de dos reclusos.

El 4 de diciembre de 2019 un celador de esa cárcel fue ejecutado y dos lesionados, y el domicilio de un tercero fue baleado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.