Acusa senador morenista falta de supervisión de la STyPS en mina colapsada

Armando Guadiana, senador y empresario minero, recordó que las minas de carbón son las más peligrosas del mundo y en los «pocitos» se trabaja de forma precaria y rudimentaria por la ambición de los propietarios

El secretario de la Comisión de Minería y Desarrollo Regional del Senado, Armando Guadiana Tijerina, aseguró que el derrumbe e inundación de un pozo de carbón en Sabinas, Coahuila, obedece a la irresponsabilidad de sus propietarios, pero también a la falta de supervisión de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social que encabeza Luisa María Alcalde.

Armando Guadiana quien además es empresario minero, resaltó que lo ocurrido es producto de la irresponsabilidad, pero también de la falta de supervisión y normatividad, ya que en la región de la Carbonífera operan muchos pozos para extraer carbón de forma hasta clandestina.

“Irresponsabilidad de la gente que mino ahí y de la falta de previsión y supervisión de la Secretaría del Trabajo federal y estatal también, pero bueno esa es la realidad”, sostuvo al referirse al colapso de esta mina donde quedaron atrapados al menos 10 trabajadores desde este miércoles.

Explicó que se trata de un “pocito”, donde se trabaja sin realizar un mapeo previo, por lo que se llega a lugares donde hay depósitos de agua o arroyos.

Lo que pudo ocurrir en este caso –agregó–es que se abrió una zona donde había agua, lo que provocó la inundación y el derrumbe de la mina, donde criticó que se trabaja de forma muy rudimentaria.

“Son de los famosos pocitos que les llaman, que hacen pozos y minas sin ningún mapeo interno, geológico y que llegan a lugares en donde hay del otro lado depósitos de agua, algo que se acumula de lluvia o un de algún arroyo y minan, dan el zapapicazo se abre, se viene el agua y creo que eso es lo que haya pasado”, estableció

El morenista recordó que las minas de carbón son las más peligrosas del mundo, aunque, dijo, en los pocitos se trabaja de forma muy precaria y rudimentaria por la ambición de los propietarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.