Local

Comercio en Guadalupe Victoria, sufre pérdidas del 50 por ciento durante 2023

Este año no hay bonanza debido a la falta de cosechas, lo que afectará negativamente la economía local

Este municipio, también conocido como el corazón frijolero del Estado de Durango, la zona de los llanos, hoy presenta una de las crisis más severas en los últimos tiempos. En el comercio del centro de la ciudad, se siente que ha disminuido hasta en un 50 por ciento en comparación con el año 2022, lo cual es significativo, considerando que el año pasado no fue bueno.

Lo anterior fue mencionado por el presidente de la Unión de Locatarios del mercado municipal, José Manuel Bailón García, quien reconoció que en estos días, a finales de octubre y principios de noviembre de cada año, ya se siente en la región la llamada bonanza por las cosechas, cuando la gente comienza a cosechar frijoles, lo que generalmente impulsa la actividad económica. Sin embargo, este año no hay tal bonanza debido a la falta de cosechas, lo que afecta negativamente la economía local.

El líder de los comerciantes del mercado municipal señaló que hasta el momento no tienen informes de que algún comerciante haya cerrado su negocio debido a las bajas ventas. Sin embargo, hay varios que alquilan sus locales y están luchando para pagar el alquiler. Para aquellos que poseen sus propios locales, es más factible hacer frente a la disminución de ventas, pero para quienes alquilan, el cierre de sus negocios es una posibilidad real en un corto plazo.

Cuando se le preguntó si la disminución de las ventas era del 50 por ciento, reconoció que podría haber sido aún peor si no fuera por la nueva modalidad de siembra y cosecha de chile en la región. La llegada de trabajadores temporales para el corte de chiles ha dado un poco de vida a los comercios. Si no fuera por esta temporada de chileros en la región, las ventas podrían haber caído hasta el 70 por ciento.

José Manuel Bailón comentó que la disminución de las ventas no se debe solo a la sequía que afecta a la agricultura en la región, sino también a la gran cantidad de personas que han emigrado a los Estados Unidos a través de la llamada «aplicación». Familias enteras de los pueblos han emigrado y ya no vienen a la ciudad a hacer compras, lo que también afecta negativamente a los comercios locales.

Concluyó reconociendo que el año 2023 pasará de una u otra manera, ya que estamos cerca de terminar el año. Sin embargo, para los meses de enero, febrero y marzo de 2024, se espera una crisis mucho más severa. En ese momento, veremos cuántos comerciantes pueden resistir y cuántos lamentablemente tengan que cerrar. Las consecuencias de un año difícil se sienten en el año siguiente, no necesariamente en el mismo año, como es el caso. La sequía en 2023 afectará la economía en 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *